(Güines, 28 de diciembre de 1868-La Habana, 16 de febrero de 1952).

Obrera tabacalera y activista feminista.

Conocida también como “La Niñita de Güines”.

Después de 1878 aumentó la fuerza femenina en la Industria tabacalera. La escasez de mano de obra provocó una amplia emigración a Tampa y Cayo Hueso. Inocencia marchó a Estados Unidos siendo dirigente del gremio de las despalilladoras; allí entabló relaciones fraternas con los sectores más inconformes de la emigración patriótica; conoció a José Martí, y devino combativa militante fundadora del Partido Revolucionario Cubano, entre cuyos clubes fuera vista como alma unificadora de los diferentes grupos.

Trabajando siempre como despalilladora, fundó en Cayo Hueso el Club Patriótico Mariana Grajales. Entre tantos momentos impactantes de su vida, tuvo como misión la de cumplir con el doloroso deber de divulgar entre los clubes y emigrados la inesperada muerte de José Martí. Allá cooperó para aunar voluntades, recaudar fondos, elevar el espíritu revolucionario y apoyar la causa libertaria ante toda la emigración.

Llegó a ser financiera del Sindicato de Despalilladoras y logró alcanzar una sincera amistad con Julio Antonio Mella.

Participó delegada al Segundo Congreso de Mujeres celebrado en La Habana en 1925.

En 1933, integró el Sindicato Nacional de Obreros de la Industria Azucarera, afiliado a la Confederación Nacional Obrera de Cuba. Participó en la fundación de la Federación Tabacalera Nacional en 1936.

Dos años más tarde, se convirtió en la máxima dirigente del gremio de las despalilladoras y, en 1939, trabajaba estrechamente con Lázaro Peña, fundando la Confederación de Trabajadores de Cuba. Logró estrecha unión de luchas entre militantes, tabaqueros, trabajadores y pueblo en general.

En 1940, integró el Partido Unión Revolucionaria Comunista y posteriormente el Partido Socialista Popular, desde los cuales apoyó al Proyecto de Ley de Retiro de Empleados y Obreros Tabacaleros, auspiciado por Lázaro Peña.

Fuente

Ficha de Inocencia Valdés Fraga en ECURED.

Colaboración: Msc Maikel Colón Pichardo