(La Habana, 18 de diciembre de 1968).

Voleibolista.

Ganadora de títulos olímpicos en Barcelona (1992) y Atlanta (1996), y de la corona mundial en Brasil (1994).

Magalys Carvajal es un referente del voleibol mundial, y está incluida entre los cien mejores deportistas de Cuba en el siglo XX y entre las mejores voleibolistas del mundo.

Trayectoria deportiva

Por su gran estatura, siendo aún adolescente, fue captada para el voleibol, en el cual demostró grandes cualidades. Todavía en edad escolar, integró el equipo juvenil que participó en el Campeonato Mundial de Italia, en 1985, y, junto a consagradas en esa categoría como Mercedes Calderón, Lilia Izquierdo (Lily) y Tania Ortiz. Ese equipo logró la medalla de oro por vez primera en la historia de estas citas.

En 1986 participó como titular en varios torneos europeos, ya en calidad de integrante del segundo equipo cubano. El talento que mostró la jovencita de 1,90 metros de estatura le ganó ser seleccionada para la escuadra principal de mayores, que intervino en el Campeonato Mundial de Checoslovaquia. No podía estar en el sexteto titular, pero el avezado entrenador Eugenio George la empleó como jugadora de cambio en algunos partidos. Las cubanas terminaron en el segundo lugar, tras perder el encuentro final ante la casi imbatible selección de China, que lideraba la estelarísima Lang Ping. Con anterioridad habían derrotado a Bulgaria, Corea, Checoslovaquia y la República Democrática Alemana.

A partir de entonces Magalys Carvajal integró todos los equipos cubanos que participaron en los más importantes eventos. En los Juegos Deportivos Panamericanos de Indianápolis (1987) dejó de ser suplente, sustituyendo a la ya veterana Norka Latamblet en las funciones de atacadora central, y comenzó a destacarse. En Indianápolis las antillanas se impusieron a Perú en la disputa del primer lugar, 3 sets por cero, con un equipo regular integrado por Magalys Carvajal, las auxiliares Mireya Luis y Lázara González, la otra central Josefina Capote y las pasadoras Imilsis Téllez y Nancy González.

Cuba obtuvo un gran resultado en la V Copa del Mundo de Japón, en 1989, con una escuadra muy renovada, prácticamente con todas las ex juveniles como titulares, y con Magalys Carvajal ya establecida en sus funciones de atacadora central. El equipo derrotó fácilmente a los tres que habían copado el podio en Seúl en 1988 (Unión Soviética, China y Perú), en los que se mantenían las mismas jugadoras que habían asistido a la cita de la capital sudcoreana. Las cubanas también doblegaron a Japón, República Democrática Alemana, Corea del Sur y Canadá, para ganar de forma invicta.

Por aquella época se trabajaba con otro conjunto juvenil, que tomó parte en los Juegos de Buena Voluntad de 1990. El equipo mayor fue encargado de defender a su país en el Campeonato Mundial de China en el mismo año, pero quedó fuera del podio de premiaciones, a pesar del accionar efectivo de Magalys Carvajal.

Los Juegos Deportivos Panamericanos de La Habana, el NORCECA -clasificatorio para los Juegos Olímpicos de Barcelona (1992)- y la Copa del Mundo en Japón, constituyeron los principales compromisos del voleibol femenino cubano en 1991. En la lid continental, el equipo resultó triunfador en sus cuatro partidos, incluido el final por la medalla de oro, frente a Brasil. En el NORCECA venció en el encuentro final a Estados Unidos, y en la Copa del Mundo defendió y ganó el título ante China, en un evento en el que sobresalió en el ataque y el bloqueo la ya estelar Magalys Carvajal.

En el año 1992 las cubanas fueron llamadas Espectaculares Morenas del Caribe regresaron a los Juegos Olímpicos, después de doce años de ausencia, y Magalys Carvajal resultó fundamental en los triunfos que Cuba consiguió en preliminares frente a Holanda (3-0), Brasil (3-1) y China (3-1). En semifinales tuvieron que apelar a todo su arsenal técnico para vencer, 3-2, a Estados Unidos, y por último, en cuatro cerrados sets, doblegaron a la selección que esta vez se presentaba con el nombre de Comunidad de Estados independientes (CEI) –bajo en que se agrupaban Rusia y las doce antiguas repúblicas soviéticas-; la misma que había resultado vencedora en Seúl en el año 1988.

En 1993 ganaron por primera vez el Gran Prix con un contundente 3-0 sobre China en el partido final. Magalys Carvajal sobresalió en el ataque y estuvo entre las mejores en varios departamentos individuales, entre ellos el bloqueo. En el Campeonato Mundial de Brasil (1994), el conjunto venció a la selección anfitriona en la discusión por la medalla de oro, en un partido en el cual brillaron los remates de Mireya Luis y la siempre espectacular defensa en la ned de Magalys Carvajal.

Entre 1994 y 1996 se mantuvo como una de las principales jugadoras de la escuadra cubana, que arrasó en los Juegos Deportivos Panamericanos de Mar del Plata, Argentina, en 1995. Sin embargo, la suerte del equipo no fue la misma en el Grand Prix de ese año, pues no llegó a la ronda final. Pero en noviembre tomó desquite ganando de manera invicta la Copa del Mundo, en Japón, donde Mireya Luis y Magalys Carvajal resultaron de nuevo definitorias con su juego estelar.

En 1996 triunfaron sobre Brasil por el primer puesto en el importante torneo de Montreux, Suiza, antesala de los Juegos Olímpicos de Atlanta, Estados Unidos. En el certamen de la ciudad estadounidense, Cuba estuvo representada por el mismo equipo que había alcanzado el título de campeón mundial en Brasil en 1994, pero el protagonismo correspondió a Mireya Luis, en el ataque desde las esquinas, y a Magalys Carvajal, en los remates por la zona central. Aunque perdieron en preliminares ante Rusia (1-3) y Brasil (0-3), después superaron a Canadá (3-0), Perú (3-0) y Alemania (3-0), para acceder a la fase de cuartos de finales. En el cruce, derrotaron de manera convincente a su principal rival del área, Estados Unidos (3-0), con un primer parcial de 15-1. En semifinales vencieron a Brasil en cinco dramáticos sets, con tie-breakde 15-13, y en la final superaron a China en cuatro parciales, para completar la hazaña de dos medallas de oro consecutivas en Juegos Olímpicos. Aún ganarían una tercera, pero Magalys Carvajal, una de las jugadoras más destacadas en Atlanta, no formaría parte de la selección en los Juegos Olímpicos de Sydney.

Tras los Juegos Olímpicos del Centenario, la destacada atleta decidió dejar la selección nacional cubana y se retiró de las competencias y entrenamientos. Años después se trasladó a España. Empezó, entonces, otra etapa importante en su carrera como voleibolista, en que impuso sus fortísimos remates y efectivos bloqueos en clubes como el Spar Tenerife Marichal y el Hotel Cantur Gran Canaria.

Foto

Tomada de EnCaribe.

Fuente

Ficha de Magalys Carvajal en EnCaribe.