(Güines, 9 de diciembre de 1893 -3 de junio de 1963)

Espiritista.

Era médium, practicaba el espiritismo cruzado y por ella pasaba un ser llamado el Hermano José, él que según cuentan, realizaba milagros.

Fue la espiritista de Martha Fernández de Batista y de su esposo el presidente de la República General Fulgencio Batista.

 

Según cuenta, en sus funerales estuvo presente el músico cubano Bola de Nieve.  La Emperatriz del Danzonete, Paulina Álvarez, asistía regularmene a las celebraciones de su muerte, las cuales incluían además la participación de la Orquesta Sinfónica Nacional.

Leocadia Pérez Herrera fue enterrada, junto al lienzo del Hermano José, en un féretro de bronce. La obra fue realizada por un pintor ciego de nombre desconocido. El lienzo presidía las sesiones de espiritismo.

Una estrella tejida de siete puntas y siete colores constituye el símbolo que representa en la actualmente al Hermano José. En la barriada de  Víbora Park se le construyó un templo, en su honor, en la calle Santa Beatriz No. 52.

En la actualidad Leocadia Perez Herrera y el Hermano José son venerados por muchas personas, quienes les hacen ofrendas en su tumba que se encuentra en el Cementerio de Colón en La Habana, al tiempo que tocan las argollas, piden deseos y colocan los ramos de flores.

Se dice que es la segunda tumba más visitada en dicho cementerio, después de la de La Milagrosa. Cada 19 de marzo, día de San José, el lugar se llena de gente pues van a escuchar el violín que le ofrecen, donde es posible escuchar temas como El Ave María y La Bella Cubana.

Foto

Tomada de Isla Sur.

Fuentes

Magaly Cabrales: “Gracias, mi hermano José“, en La Jiribilla, No. 42, febrero 2002.

Adonis Sánchez Cervera: “Leocadia Pérez Herrera y la tumba del Hermano José“, en Revista Catalejo.


Lecturas recomendadas

Andrés Luis Herrero: “La verdadera historia de Leocadia“, en Isla Sur.

Gerardo E. Chávez Spínola: “Mujeres santificadas, veneradas y bendecidas del imaginario popular cubano“, en Cubaliteraria.